El Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador el día 3 de septiembre de 2019, expidió un decreto a través del cual creo la “Comisión Presidencial para la Conmemoración de Hechos, Procesos y Personajes Históricos de México”, será un grupo de trabajo especial para la toma de decisiones, que tiene por objeto articular los esfuerzos de diversas dependencias y entidades de la Administración Pública Federal para la promoción y reconocimiento de los hechos, procesos y personajes históricos de México en el marco de las conmemoraciones históricas que se realicen dentro del periodo correspondiente al calendario cívico 2019-2024, y deberán coordinarse con las autoridades de los estados de la Federación, los miembros de la comisión ejercerán sus cargos a título honorífico, por lo que no recibirán retribución, emolumento, ni compensación por su participación. El pasado miércoles 3 de febrero del año que transcurre, se realizó en Palacio de Convenciones de la ciudad capital del estado de Zacatecas, la Sesión de Instalación del Consejo Zacatecano de Conmemoraciones para el año 2021, presidida por el Gobernador Alejandro Tello Cristerna. Entre los eventos a realizar estará el centenario luctuoso del poeta zacatecano, Ramón López Velarde, quien nació en el municipio de Jerez, Zacatecas, el 15 de junio de 1888 y falleció el 19 de junio de 1921, recién había cumplido los 33 años; (suave patria), año en el que publicó su poema “La suave patria”, en el número 3 de “El Maestro, Revista de Cultura Nacional”, que se imprimió el 1 de junio de 1921, 18 días más tarde fallecería el poeta, previamente  había publicado el poema “Novedad de la Patria”. López Velarde empezó a escribir cuando estudiaba Humanidades en el Seminario de Aguascalientes; a la edad de 19 años (1906)  fundó la revista “Bohemio” con Enrique Fernández Ledesma, Pedro de Alba y otros amigos; a los 20 año (1907) fue a estudiar Leyes en San Luis Potosí, en donde descubrió a Lugones y a González León que le ayudaron a encontrar su propia voz en las páginas que formarían “La sangre devota”; en San Luis Potosí conoció a Francisco I. Madero con quien tuvo amistad; el Partido Católico lanzó su candidatura a diputado suplente por Jerez; a los 23 años recibió el título profesional de abogado y en el año de 1912 fue juez en el partido judicial de “El Venado”, S. L. P; sin embargo se estableció definitivamente en la Ciudad de México a la edad de 26 años, hasta ese momento había escrito prosa política; ya en la Ciudad de México instaló su despacho de abogado en la calle Madero 1, ocupó varios puestos en Gobernación y Relaciones Exteriores, dio clases de literatura en la Preparatoria y en la Escuela de Altos Estudios (más tarde Facultad de Filosofía y Letras), colaboró en “Revista de Revistas”, “El Universal Ilustrado”, “Vida Moderna”, “México Moderno”, entre otras, si bien sus colaboraciones intentaban ser cónicas, pero en realidad forman parte de su poesía. Como se escribió ya hace 50 años con motivo del cincuentenario de su fallecimiento, este año 2021 los críticos y los investigadores discutirán cuál es el mejor López Velarde, si el de “La sangre devota”, provinciano e ingenuo, o el de “Zozobra” que descubrió la fascinación del pecado, profundizarán en los secretos de su creación poética y en las fuentes que luego supo trasmutar y recrear, revelarán matices de su personalidad, se detendrán en la rara calidad de su prosa, sus ensayos, sus prosas líricas y sus artículos críticos, así, se hablará de su obra, para que regrese a las manos de los habitantes de nuestro México, pues López Velarde surgió de la provincia, del pueblo cabecera municipal; su regreso, entre otras cosas, quizá la menos relevante, llenará de orgullo a los zacatecanos, dispongámonos pues al rencuentro poético propuesto.

Federico Carlos Soto Acosta.

Docente Universitario e investigador.


 
 

POST GALLERY