Como adultos nos preocupamos de como poder ayudar a un menor en proceso de duelo y otras veces también desvalorizamos la situación por que sus manifestaciones son casi inexistentes, lo cierto que el menor podrá entrar o salir de este proceso durante algún tiempo a diferencia de los adultos cuyo proceso de duelo se da de manera distinta.

En cualquier circunstancia será importante favorecer la expresión de emociones, así como permitirles que hagan preguntas y responderlas de acuerdo a su nivel de desarrollo e información que requieran conocer sobre el suceso, se requiere mucha comprensión por parte de los adultos que los rodean y si ellos también están afectados por la pérdida será buena opción pedir ayuda de otros familiares o amigos incluso de un profesional. En seguida una serie de síntomas que son propios del duelo en menores, si estos prevalecen o se acentúan al paso de unos meses, será buen momento de buscar ayuda profesional. 

 

•Dificultad para dormir

•Pesadillas

•Falta de concentración

•Falta de apetito 

•Falta de sueño

•Irritabilidad, ira y mal humor

•Ansiedad

•Depresión continua

•Pensamientos suicidas

•En niños pequeños conductas de regresión como orinarse en la cama

•En adolescentes el uso de alcohol o drogas

 

 

El primer impulso será cuidar de los menores, pero usted como adulto deberá asegurarse de cuidar y atender su propio dolor, el comportamiento de los menores está íntimamente relacionado al desempeño y conductas de las personas de edad adulta que los rodean, esto no significa negar sus emociones y ocultar el dolor frente a él, por el contrario, la comunicación y expresión de emociones entre ambos favorecerá la comprensión y empatía en el núcleo familiar, mas bien significa cuidarse, ser capaz de recibir ayuda y así hacerle frente al duelo de manera saludable.


 
 

POST GALLERY