Como adultos nos preguntamos cómo poder ayudar a enfrentar el proceso de duelo en un niño, cómo dar respuesta a sus preguntas y como hacerlo de la manera más saludable posible.

 Algo que es importante saber es que los niños experimentan el dolor de manera diferente a los adultos, pueden pasar del llanto al juego sin ningún problema o tener manifestaciones de enojo o rebeldía como forma de expresión ante el dolor que están sintiendo.

 La manera de reaccionar puede variar de acuerdo a su personalidad y a la etapa de desarrollo en que se encuentre. Lo que es un hecho es que más que ayudarlos, protegerlos o evitar que pasen por estos sucesos, los adultos cercanos serán una guía de cómo afrontar el duelo.

Si usted es maestro del pequeño deberá brindar apoyo especial y tener flexibilidad en esos momentos incluso podrá sugerir al cuidador si necesita apoyo adicional, una muerte traumática puede requerir la ayuda de un profesional, así mismo es importante informar a las personas que con las que el menor comparte tiempo o actividades como maestros de clases extracurriculares, así ellos estarán en condiciones de apoyarlo en ese proceso.

 A medida de que los niños crecen podrá darles más información siempre y cuando respondan al tipo de preguntas e inquietudes  que manifiesten  a veces ellos mismos darán la pauta de lo que desean saber y darles demasiada información significa abrumarlos es mejor indagar primero que tanto desean saber.

El lenguaje utilizado será de acuerdo a su edad o su etapa de desarrollo.

 Aquí una breve guía de cómo intervenir en medio de una pérdida donde están involucrados los niños.

 

-  ¿Quién deberá de dar la noticia sobre una perdida al menor? Lo más recomendable es que sea la persona más cercana al niño y de no ser posible tendría que ser la siguiente persona más cercana.

 

-  Se recomienda hacerlo lo  antes posible, antes de que la noticia pueda llegarle de otra fuente inesperada, que además difícilmente lo hará con la sensibilidad que el niño requiere en esos momentos.

 

-  Favorecer la expresión de sus sentimientos sin juzgar ni tratar de controlar cualquiera que estos sean.

 

-  Normalmente los niños entienden todo de manera literal, deberá evitar frases que los confundan como “Dios necesitaba un ángel” “se nos fue” "él/ella se fue a un lugar mucho mejor”,  esto puede confundirlos.

 

-  Los ritos funerarios son parte importante en el proceso de duelo, si  muestra interés  por asistir deberá ser alentado hacerlo, pero si muestra resistencia sería bueno considerar no obligarlo a asistir a un funeral. También es recomendable explicarle antes el panorama que vera al llegar a ese lugar.

 

-  Deberá prepararse para dar una breve explicación de cómo y por qué ocurrió, sin dar tantos detalles que pueden resultar abrumadores, si se trata de un suicidio, un acto violento podríamos omitir  detallar acciones donde  hubo crueldad de por medio.

 

-  Lo que más le puede ayudar a un niño es ser honesto y tranquilo y afectuoso.

 

-  Finalmente no se puede ocultar la realidad, pero si le ayudara el hacerlo con sensibilidad, amor y empatía.


 
 

POST GALLERY