David Monreal tomó posesión, este domingo 12 de septiembre, como gobernador de Zacatecas y en la ceremonia oficial, un hecho histórico por su trascendencia, definió las tareas de su nueva gobernanza, describió con objetividad la herencia de pesadilla que le dejan y precisó los compromisos que su administración tiene para insertar a la entidad en los escenarios del desarrollo nacional de la mano de la 4T.

Es un caso digno de escudriñarse con racionalidad política. Llega al poder luego de haber participado tres veces como candidato. En las dos primeras sucumbió ante la fuerza del viejo régimen, las campañas negras y las implacables intrigas. En esta última incursión electoral triunfa con el avasallante apoyo de la ciudadanía, con el convencimiento de su propuesta y con el acompañamiento de Andrés Manuel López Obrador.

David encabeza, en 23 años de historia, el segundo “Monrealazo” en Zacatecas, aunque les pese a sus malquerientes, para presidir ahora la administración de la alternancia, de la transición y el cambio. Tiene justificada razón para festejar, porque nunca se quebró ante las calumnias. Por otra parte, que goce estos instantes, porque ya le esperan los grandes desafíos que tendrá su administración.

El “Monrealismo” como movimiento socio/político e histórico adquiere con David una nueva dimensión en Zacatecas y en el contexto nacional registra una presencia protagónica inusitada, encabezado por el Senador Ricardo.

Ni duda cabe: David Monreal ha demostrado que tiene fuerza, temperamento y templanza, además de oficio, por sus años de experiencia política. Otro en sus zapatos se hubiera fácilmente doblado y sentado en la silla de las derrotas. No fue el caso de él.

En su toma de posesión le arroparon representantes de las más importantes fuerzas políticas nacionales y locales. Ahí estuvo Marcelo Ebrard, el ministro de Relaciones Exteriores, con la representación de López Obrador, así como los líderes de los partidos que le llevaron al poder: Mario Delgado, de MORENA; Alberto Anaya, del PT; y Carlos Puente, de PVEM. Cuatro gobernadores de igual número de entidades, estuvieron presentes.

El mensaje de David Monreal en su toma de posesión fue claro, sencillo, pero contundente. La estructura de su discurso se caracterizó por un diseño con una estructura bien organizada, en el que destacan el diagnóstico de la realidad de pensadilla que le heredan y sus propuestas programáticas de la nueva gobernanza, para sacar a Zacatecas del hoyo en que le han dejado:

 


DIAGNOSTICO DE PESADILLA Y SOCIEDAD AGONIZANTE.

 


David Monreal expuso con objetividad, honestidad y sin simulaciones, el diagnóstico objetivo de terror que le han dejado en Zacatecas, entre los que destacan los siguientes puntos:

1).-Administración en quiebra; 2).-Manejo ineficiente de los recursos; 3).-Economía en franco estancamiento; 4).-Profunda crisis de seguridad pública y altos niveles de violencia criminal; 5).-Insolvencia profunda, incluso para cubrir el pago salarial de la próxima quincena a los maestros;  6).-El sistema de pensiones (el ISSSTEZAC) en bancarrota; y 7).-Sociedad con elevados índices de pobreza y desigualdad. Un panorama de terror. Y vaya que esos son sólo algunos de los profundos males que le han dejado a la entidad y al nuevo gobierno.

Ante la radiografía de la fatalidad que vive nuestro Estado, es falso, cínico y mentiroso todavía querer convencer y vender la idea de que a Zacatecas lo dejaron bien.  Claro que no.

 


PROPUESTAS:

 


Ante el escenario complicado y difícil, David Monreal hizo una serie de interesantes propuestas para apoyar el cambio y la transformación de Zacatecas y podemos mencionar algunas de ellas:

I.-Pacificar Zacatecas y atacar las causas de la violencia; II.-Reactivar la economía y la generación de empleo; III.-Combate a la corrupción y a la impunidad; IV.-Austeridad y atención prioritaria a los pobres; V.-Políticas de equidad de género; VI.-Restructuración de los vínculos pueblo/gobierno; VII.-Rediseño administrativo y reforma al poder judicial; VIII.-Apoyo a la minería, campo, turismo e industria; IX.-Promoción para insertar a la entidad a la vanguardia digital; X.-Respaldo a la educación, mejoramiento de las escuelas, así como orden, disciplina y cuidado higiénico en el retorno a clases.

 

GABINETE Y COLABORADORES.

 


Ofreció David Monreal una administración moderna y un gabinete integrado por colaboradores profesionales, honestos y entregados al servicio. No se tolerarán los actos de corrupción, ni se permitirá que su gobierno sea la fuente de formación de nuevos ricos.

Algo destacable es que, en la revisión del pasado gobierno, no se mirará por el retrovisor, y se castigarán los actos de corrupción que se hayan cometido en contra del patrimonio de Zacatecas. Nada de que borrón y cuenta nueva.

 


LA CORRUPCIÓN, UN CÁNCER:

 


Comprometió que los actos de corrupción no quedarán impunes y que este fenómeno será tratado como lo que es: un cáncer que obstaculiza el desarrollo de la sociedad. Anunció emprender la reforma del poder judicial para combatir la impunidad.

Finalmente, así, tomó posesión David Monreal del poder en Zacatecas, con lo que inicia la era de la nueva gobernanza y culmina la administración quinquenal compleja y de pesadilla de Alejandro Tello.

 

 


 
 

POST GALLERY