Riga (Letonia), (EFE).- La Unión Europea (UE) proporcionará hasta 12 millones de euros para ayudar a Lituania a hacer frente a la crisis generada por el aumento de la inmigración irregular procedente de Bielorrusa, dijo la comisaria europea de Interior, Yilva Johansson, en una comparecencia en Vilnius.

Johansson hizo estas declaraciones cuando las autoridades de Lituania informaron que casi 400 personas habían cruzado desde Bielorrusia en un plazo de 24 horas que terminó el lunes por la mañana, la mayoría de ellas identificándose como iraquíes.

Las nuevas cifras están elevando el número de migrantes irregulares en el país báltico a cerca de 4.000, la mayoría de ellos en las últimas semanas, que se alojan en campamentos de emergencia en varios lugares.

En una conferencia de prensa conjunta con la primera ministra lituana, Ingrida Simonyte, la comisaria dijo que el flujo de personas que cruzan la frontera representa una provocación deliberada del régimen de dirigente bielorruso Alexander Lukashenko que "ha creado una situación que se está deteriorando y no es sostenible".

Johansson enfatizó que "muchos migrantes que vienen aquí no son refugiados y trataremos de asegurarnos de que puedan ser enviados de regreso".

"No hay libre acceso a la zona Schengen" y es necesario "proteger nuestras fronteras", dijo la comisaria.

Johansson anunció que llegarán a Lituania hasta 100 empleados de la agencia de control de fronteras de la UE, Frontex, así como especialistas en asilo.

Además, Europol investigará si los grupos criminales están involucrados en ayudar a las personas a cruzar la frontera entre Bielorrusia y Lituania.

Una delegación de la Comisión de Asuntos Internos llegaría el próximo domingo para discutir la asistencia a Lituania en mayor detalle, dijo Johansson.

La primera ministra lituana, por su parte, dijo que el país continuará fortaleciendo su frontera con Bielorrusia con barreras físicas y otros medios, independientemente de si la UE puede ayudar con la financiación de tales medidas.

"Hay otras soluciones para la protección física de la frontera, tanto el equipamiento que se necesita instalar en la frontera como las barreras físicas que el gobierno se ha comprometido a construir en la frontera, comenzando por los tramos vulnerables. Y aquí estamos hablando de grandes sumas, si ese proyecto se lleva a cabo en su totalidad, estamos hablando de sumas superiores a los cien millones de euros", cita Simonyte en el sitio web 15min.lt. EFE


 
 

POST GALLERY