Por Mehmet Emin Caliskan y Daren Butler

MARMARIS, Turquía, (Reuters) - Bomberos con aviones y helicópteros y lugareños con cubos de agua combatían el lunes los incendios forestales que afectaban por sexto día las cercanías de los centros turísticos del sur de una Turquía golpeada por la sequía, en medio de renovadas críticas contra el gobierno por su manejo del desastre.

Siete incendios seguían activos el lunes, avivados por temperaturas superiores a los 40 grados Celsius, fuertes vientos y poca humedad, dijo el ministro de Bosques, Bekir Pakdemirli.

Enormes llamas engullían los árboles en una ladera cerca de la localidad costera de Marmaris, según videos filmados por Reuters, mientras que imágenes de drones revelaron un paisaje gris cerca de donde los incendios habían dejado edificios humeantes y troncos de árboles ennegrecidos.

Mientras que 16 aviones y 51 helicópteros combatían las llamas en una franja del suroeste de Turquía, pobladores que llevaban contenedores de agua hasta una colina para combatir un incendio cerca de Marmaris dijeron que el gobierno no estaba haciendo lo suficiente para ayudarlos.

"Estamos aquí todo el pueblo, los lugareños y el resto. No huimos ni nada de eso, así que el gobierno debe ver esto y no escaparse. Debe enviar algunos de sus aviones aquí", dijo una mujer llamada Gulhan a Reuters.

La ola de calor que exacerbó los incendios llega tras meses de un clima excepcionalmente seco en el suroeste de Turquía, según los mapas mostrados por las autoridades meteorológicas.

Los datos del Servicio Europeo de Información sobre Incendios Forestales mostraron que ha habido tres veces más incendios de lo habitual este año, mientras que las 136.000 hectáreas quemadas fueron casi el triple de la superficie que arde en promedio en todo un año.

La Unión Europea dijo que había ayudado a movilizar tres aviones de extinción de incendios el domingo. Uno de Croacia y dos de España se unieron a equipos de Rusia, Irán, Ucrania y Azerbaiyán.

El director de comunicaciones del presidente Tayyip Erdogan, Fahrettin Altun, rechazó las críticas contra el manejo de los incendios por parte del gobierno y condenó una campaña en las redes sociales que pedía ayuda extranjera.

"Nuestra Turquía es fuerte. Nuestro estado se mantiene firme", dijo Altun en Twitter, describiendo la mayor parte de la información sobre los incendios en las redes sociales como "noticias falsas". "Todas nuestras pérdidas serán compensadas".

(Reporte de Mehmet Emin Caliskan, Mert Ozkan y Ceyda Caglayan; escrito por Daren Butler; editado en español por Carlos Serrano)


 
 

POST GALLERY