Por Trevor Hunnicutt

YOKOSUKA, Japón, (Reuters) - La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, condenó el miércoles las "inquietantes" acciones de China en el Pacífico y se comprometió a profundizar en los "lazos no oficiales" con Taiwán, días después que el Gobierno estadounidense prometiera que sus fuerzas defenderían la isla.

Harris hizo sus declaraciones en la cubierta del destructor USS Howard durante una visita a la mayor instalación de la Armada estadounidense en el mundo en Yokosuka, cerca de la capital japonesa.

"China está socavando elementos clave del orden internacional basado en normas", dijo Harris, que se encuentra en un viaje de cuatro días a Asia.

"China ha desplegado su poderío militar y económico para coaccionar e intimidar a sus vecinos. Y hemos sido testigos de un comportamiento inquietante en el mar de China Oriental y en el mar de China Meridional y, más recientemente, de provocaciones a través del estrecho de Taiwán".

Las declaraciones a los miembros de la Marina estadounidense se producen después que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometiera en una entrevista emitida el 18 de septiembre a defender la isla de Taiwán, reclamada por China, contra un "ataque sin precedentes".

Estados Unidos suscribe la política de "una sola China", que sólo reconoce formalmente a Pekín, pero obliga al Gobierno estadounidense a proporcionar a Taiwán, gobernado democráticamente, los medios para defenderse.

China dice que Taiwán es una de sus provincias. Lleva tiempo prometiendo poner a Taiwán bajo su control y no ha descartado el uso de la fuerza para conseguirlo.

El gobierno de Taiwán se opone firmemente a las reivindicaciones de soberanía de China y afirma que sólo los 23 millones de habitantes de la isla pueden decidir su futuro.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitó Taiwán en agosto, lo que enfureció a China, que entonces llevó a cabo las mayores maniobras militares de su historia en torno a la isla.

Harris dijo que las fuerzas estadounidenses operarán en la región "impertérritas y sin miedo", incluso cuando Estados Unidos espera acciones "continuamente agresivas" por parte de China.

"Seguiremos oponiéndonos a cualquier cambio unilateral del 'statu quo'", dijo. "Y seguiremos apoyando la autodefensa de Taiwán, en consonancia con nuestra política de larga data. Taiwán es una democracia vibrante que contribuye al bien global, desde la tecnología hasta la salud y más allá. Y Estados Unidos seguirá profundizando nuestros lazos no oficiales".

Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, dijo en una rueda de prensa periódica que Estados Unidos debía volver a la política de una sola China y "dejar claro de forma inequívoca que se opone a todas las actividades separatistas de Taiwán".

(Reporte de Trevor Hunnicutt en Yokosuka, Japón; reporte adicional de Ben Blanchard en Taipéi y Eduardo Baptista en Pekín; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

 

 


 
 

POST GALLERY