Roma, (EFE).- Los líderes políticos italianos intensifican los encuentros de cara a la elección del nuevo jefe del Estado, a partir del lunes, y hoy se reunieron los responsables de los dos partidos con más peso, la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5S).

El secretario del partido ultraderechista, Matteo Salvini, y el de la formación "anticasta", Giuseppe Conte, mantuvieron un encuentro "cordial" en el que expresaron sus puntos de vista en ese importante trámite parlamentario para sustituir a Sergio Mattarella, presidente italiano desde 2015, según fuentes próximas a la reunión.

Salvini y Conte se vieron durante una hora, un acercamiento desde la bronca ruptura de su coalición de Gobierno, en el verano de 2019, cuando el líder ultraderechista abandonó al Cinco Estrellas en un intento fallido de adelantar las elecciones, alentado por las encuestas.

La agenda política italiana sigue monopolizada por la elección del jefe del Estado para los próximos siete años, que comenzará el lunes en el Parlamento convocado en sesión conjunta, con 639 diputados, 321 senadores y 58 delegados regionales.

Ello requerirá un acercamiento entre el bloque de derechas y de izquierdas, habida cuenta de que ninguno suma los escaños suficientes para imponer un candidato (mayoría de dos tercios del hemiciclo o una absoluta tras la cuarta votación).

Pero el acuerdo entre los partidos sigue aún lejos.

La derecha continúa enrocada en su propuesta, la del ex primer ministro Silvio Berlusconi que, consciente de no alcanzar la mayoría absoluta, busca 60 votos en el Grupo Mixto.

El magnate cuenta con el apoyo de sus socios de coalición, Salvini, la jefa de los ultras Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, y otros pequeños grupos conservadores y democristianos, pero esta posición se ha tambaleado en los últimos días.

 


 
 

POST GALLERY