Por Frank Pingue

(Reuters) -Los Milwaukee Bucks, impulsados por las jugadas maestras del alero griego Giannis Antetokounmpo, pusieron fin a su espera de 50 años para conseguir un segundo campeonato de la NBA con una victoria por 105-98 en casa sobre Phoenix Suns el martes.

Con esta victoria, los Bucks, un equipo de mercado pequeño, se alzaron con el triunfo en las Finales de la NBA por 4-2 y se convirtieron en el quinto club que gana la serie de campeonato al mejor de siete partidos tras perder los dos primeros.

Antetokounmpo fue nombrado MVP de la Final, lo que le convierte en el quinto ganador extranjero del galardón, después de anotar 50 puntos, la cifra más alta de su carrera en los playoffs, en un partido que sin duda calmará el reciente historial de decepciones de los Bucks en los playoffs.

"Esto es una sensación casi adictiva", dijo Antetokounmpo, nacido en Grecia de padres nigerianos, a los periodistas.

"Me encanta jugar en los playoffs. Me encanta jugar en las Finales. Estos son los momentos que quiero perseguir. Quiero que el equipo aproveche esto y ojalá podamos hacerlo de nuevo."

Phoenix se sobrepuso a un comienzo dubitativo y llegó a tener una ventaja de hasta siete puntos al principio del tercer cuarto, pero no pudo contener a un dominante Antetokounmpo en la recta final.

El base de los Suns, Chris Paul, anotó 26 puntos.

Para Phoenix, que buscaba su primer campeonato en sus 53 años de existencia, la derrota supuso la primera vez en toda la temporada que pierden cuatro partidos consecutivos.

A diferencia de las Finales de la NBA del año pasado, cuando los gritos de celebración de los Lakers de Los Ángeles resonaron en un estadio vacío de aficionados debido a la pandemia de COVID-19, la victoria de los Bucks dio inicio a una fiesta salvaje tanto para una multitud de 17.000 personas en el interior como para los 65.000 seguidores que siguieron el partido fuera del estadio.

"Lo hemos conseguido, hemos coronado a un campeón", dijo el comisionado de la NBA, Adam Silver, durante la presentación del trofeo.

"Tengo que decir que jugar en medio de una pandemia ha requerido una enorme resistencia por parte de los 30 equipos. Gracias a todos los equipos y a todos los jugadores de la liga por una tremenda temporada."

MAL COMIENZO

Ambos equipos tuvieron un mal comienzo en el que hubo fallos en los lanzamientos en ambos lados de la cancha y muchas pérdidas de balón, pero Milwaukee, impulsado por Antetokounmpo, lideró 29-16 después del primer cuarto.

Phoenix, que se enfrentaba a la eliminación por primera vez en los playoffs de 2021, se recuperó de su primer cuarto con menor puntuación de la postemporada, aumentando la presión defensiva mientras Paul lideraba el ataque, y los Suns se fueron al descanso con una ventaja de 47-42.

Los Suns consiguieron una ventaja de siete puntos al principio del tercer cuarto, pero los Bucks respondieron con un parcial de 16-6 que les devolvió la ventaja. A partir de ahí, los equipos fueron alternando y llegaron al último cuarto con un empate 77-77.

Sin embargo, Milwaukee, cuyo otro campeonato fue una victoria aplastante en cuatro partidos contra los Baltimore Bullets en 1971, no volvió a quedarse por detrás en el tramo final, ya que Antetokounmpo tomó el control en el extremo ofensivo para negar a los Suns la oportunidad de albergar un séptimo partido decisivo.

"Todo el mundo en el vestuario sabe que teníamos suficiente para ganar, pero no fue suficiente", dijo Paul a los periodistas.

"Así que tenemos que analizarlo. Creo que en mi caso tengo que mirarme a mí mismo y ver cómo puedo mejorar, qué más podría haber hecho y asegurarme de volver la próxima temporada listo para intentarlo de nuevo."

(Reporte de Frank Pingue en Toronto; Editado por Tom Hogue, Muralikumar Anantharaman y Kim Coghill, traducido por José Muñoz)


 
 

POST GALLERY