Por Guillermo Martinez y Elena Rodriguez

BUÑOL, España (Reuters) - Miles de personas se lanzaron el miércoles unas 130 toneladas de tomates maduros en la ciudad de Buñol, en el este de España, mientras la fiesta de la "Tomatina" celebraba su 75ª edición tras un paréntesis de dos años debido a la pandemia.

La batalla de tomates comenzó a mediodía (1.000 GMT), cuando seis camiones cargados de tomates atravesaron la calle principal, distribuyendo los proyectiles durante una hora mientras los asistentes a la fiesta se los tiraban unos a otros y se cubrían mutuamente de jugo rojo.

Se dice que la Tomatina tiene su origen en una revuelta espontánea entre los habitantes del pueblo en 1945.

Fue prohibida durante un tiempo en los años 50, en plena dictadura del general Francisco Franco, pero sobrevivió para ganar popularidad en toda España en los años 80 y hoy atrae a grandes multitudes de visitantes, tanto extranjeros como españoles.

Hace casi una década, los organizadores tuvieron que limitar el aforo y empezaron a vender entradas, ya que la fiesta había atraído a demasiada gente.

(Redacción de Emma Pinedo, edición de Andrei Khalip, Alexandra Hudson; traducción de Flora Gómez)


 
 

POST GALLERY