Cuantas veces nos hemos descubierto tratando de resolver esta gran incógnita, cuando sucede la pérdida de un ser querido,  ¿Cuánto dura un duelo? ¿Cuánto tiempo va a pasar para que desaparezcan todo ese torbellino de emociones que nos aquejan? ¿Cuánto es el tiempo normal? ¿Y si pasa más tiempo? ¿Se convertirá en un duelo patológico? ¿Será este mi caso? ¿Ya es momento de  superarlo?

 


Me encontraba tratando de resolver esta duda cuantificándola, tratando de responder a estas expectativas, dándole un tiempo, quizás con el afán de dar una respuesta satisfactoria, quizás con el afán de dar una esperanza…  cuando de repente un gran amigo y colega me dice, recuerda que “el tiempo lo decide el doliente” ¡vaya lección! A pesar de que siempre me había parecido demasiado aventurado cuantificar y dar respuesta a tan especial incógnita, me atreví a hacerlo argumentando que el duelo es algo único y personal pero que si existía un periodo normal de tiempo según el estudio de muchos expertos en la materia.

 


Que gran lección la que recibí durante estos días y qué tanto me ha hecho reflexionar ¿y qué hay de aquellas personas que se sacuden las lágrimas, miran hacia delante y deciden continuar? Sí… tal vez después de una pausa, con la cabeza en alto, el corazón un poco roto y una sonrisa en el rostro, ¿y qué hay de aquellas personas que con todo y su dolor deciden encontrar un nuevo significado? Deciden  darle un sí a la vida y continuar, por supuesto que no solo es válido sino también  admirable, hay personas a quienes las  circunstancias vividas le harán sentir que es el momento justo de continuar, no desde la prisa y el olvido, sino desde una mejor versión, tomando como maestro y aliado al dolor.

 


No hay reglas ni jaulas que puedan contener a un doliente que ha tomado la decisión de dar un paso adelante y honrar la memoria de un ser querido, viviendo, expresando, sonriendo ante la adversidad. El tiempo lo decides tú… puedes hacer de tus días un suplicio o puedes hacer de tus días un homenaje…

 


@VioletaGonzálezTanatologa

 


 
 

POST GALLERY