Por Lucy Craymer

WELLINGTON, (Reuters) - Los precios al consumo de Nueva Zelanda subieron a su ritmo más rápido en tres décadas, superando las previsiones y aumentando la perspectiva de una subida de los tipos de interés sin precedentes de 75 puntos básicos en la reunión del banco central del mes que viene.

El índice de precios al consumo (IPC) aumentó en un 7,3% en el segundo trimestre, acelerando el aumento del 6,9% del primer trimestre y registrando de esta forma el incremento más rápido desde el segundo trimestre de 1990, cuando los precios subieron un 7,6%, según informó el lunes Statistics New Zealand en un comunicado.

El índice subió un 1,7% intertrimestral, ligeramente más lento que el 1,8% del primer trimestre. Los datos de la inflación superaron las expectativas de los economistas de un sondeo de Reuters, que preveían una subida del 1,5% en el trimestre y un aumento anual del 7,1%.

El dólar neozelandés se disparó un 0,5% y el tipo "swap" a dos años subió 11 puntos básicos hasta el 4,15% tras los datos, ante las crecientes expectativas de que el banco central vuelva a subir los tipos en su reunión de agosto.

La mayoría de los economistas esperan que el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ) suba los tipos en 50 puntos básicos el mes que viene, pero la inflación, más alta de lo esperado, ha aumentado la posibilidad de que el banco aplique una subida mayor.

La semana pasada, el RBNZ elevó su tipo de interés oficial al 2,50%, la última de una serie de subidas que ha llevado al índice de referencia desde un mínimo histórico del 0,25% en octubre del año pasado.

El banco también ha anunciado sus planes de aumentar el tipo hasta el 4,0% a mediados de 2023. Antes de los datos sobre la inflación, la mayoría de los economistas no esperaban que el banco fuera tan lejos.

(Reporte de Lucy Craymer; edición de Kim Coghill y Sam Holmes, traducido por Tomás Cobos)