ESTOCOLMO, (Reuters) -H&M, el segundo minorista de moda del mundo, dijo el lunes que ha decidido cerrar su negocio en Rusia, uniéndose a una lista cada vez mayor de empresas que abandonan totalmente el país en una decisión que hacía caer un 1% sus acciones.

La empresa suspendió su actividad en Rusia a principios de marzo tras la invasión de Ucrania por parte de Moscú. Rusia era el sexto mercado más importante de H&M y la empresa estaba aumentando su número de tiendas en el país mientras reducía las tiendas físicas en muchos otros mercados.

"Después de una cuidadosa consideración, vemos imposible, dada la situación actual, continuar con nuestro negocio en Rusia", dijo en un comunicado la consejera delegada de H&M, Helena Helmersson.

"Nos entristece profundamente el impacto que esto tendrá en nuestros colegas", dijo Helmersson, sin dar más detalles. Un portavoz de la empresa dijo que unos 6.000 empleados del país se verán afectados.

Se prevé que el coste de toda la liquidación sea de unos 2.000 millones de coronas suecas (191,3 millones de dólares), de los cuales unos 1.000 millones tendrán un impacto en el flujo de caja de la empresa.

El importe total se incluirá como coste único en los resultados de su tercer trimestre fiscal.

H&M tiene la intención de reabrir temporalmente sus tiendas físicas en Rusia durante un periodo de tiempo limitado para vender existencias.

El cierre afectará a las 170 tiendas físicas de la empresa en el país y a sus canales de venta en línea, dijo un portavoz.

Otras empresas del sector, como Inditex y Adidas, han interrumpido sus ventas en el país, mientras que el minorista de moda estadounidense TJX y el mayor minorista de moda polaco, LPP, han decidido vender sus negocios en Rusia.

La mayor rival de H&M, la española Inditex, dijo a los accionistas la semana pasada que mantendrá suspendidas sus operaciones por el momento.

"Estamos en contacto con todos los actores que se han visto afectados por la medida de suspensión y estamos explorando diferentes alternativas (...) Pero en este momento no hay otra decisión que seguir vigilando la situación", dijo el consejero delegado de Inditex, Óscar García Maceiras.

Afectada por las sanciones y los problemas de la cadena de suministro, Rusia ha legalizado las llamadas importaciones paralelas, que permiten a los minoristas importar productos del extranjero sin el permiso del propietario de la marca.

(1 dólar= 10,4543 coronas suecas)

(Información de Anna Ringstrom y Supantha Mukherjee en Estocolmo, Corina Pons en Madrid; edición de Niklas Pollard y Emelia Sithole-Matarise; traducción de Darío Fernández)