(Reuters) - Toyota Motor Corp. dijo el jueves que planea una suspensión adicional de su producción nacional en junio y julio debido a la escasez de semiconductores y un brote de COVID-19 en uno de sus proveedores.

Esta es la tercera vez que el fabricante de automóviles más grande del mundo por ventas ajusta sus planes de producción de junio, que están un 12% por debajo de su plan original.

Ahora dijo que produciría 750.000 vehículos en todo el mundo durante el mes. No reveló cuántos autos pretende fabricar en julio.

Pese a esto, la empresa no cambió su objetivo de producción global de aproximadamente 9,7 millones de vehículos para este año.

Toyota citó anteriormente la escasez de piezas causada por los confinamientos de COVID-19 en China y la escasez de semiconductores como razones de los cambios en su producción.

Esta vez, citó interrupciones en el personal de un proveedor debido a un brote de COVID-19 y un defecto en el equipo de producción de otro proveedor.

(Por Maria Ponnezhath en Bengaluru; editado en español por Juana Casas)