Por Mindy Burrows

LONDRES, (Reuters) - En el teatro Dominion de Londres, el elenco de "El Príncipe de Egipto" ensaya un baile semanas antes de la reapertura de la obra.

El musical vuelve a recibir al público el 1 de julio con distanciamiento social, medidas que las grandes producciones del West End esperaban que terminaran la semana próxima para que pudieran reabrir por completo, pero ahora se pospusieron un mes.

"Somos muy afortunados de tener un auditorio muy grande y de poder seguir adelante con una audiencia socialmente distanciada", dijo a Reuters el productor Neil Laidlaw. "Pero para la mayor parte de la industria, fue muy decepcionante".

El lunes, el primer ministro británico Boris Johnson retrasó los planes para levantar la mayoría de las restricciones restantes de COVID-19 del 21 de junio al 19 de julio, citando la propagación de la variante Delta, que es más infecciosa.

La noticia fue otro golpe para los teatros del West End de Londres, que se vieron forzados a cerrar el año pasado debido a la pandemia global. En mayo, algunos reabrieron con producciones más pequeñas y al 50% de su capacidad.

"Un retraso de cuatro semanas en el mundo del teatro es bastante desastroso para mucha gente", dijo Julian Bird, director ejecutivo de la Society of London Theatre y UK Theatre. "Lo que necesitamos (...) es el compromiso del gobierno de que esto no se extenderá nuevamente".

El distanciamiento social no es financieramente sostenible para muchos musicales, la mayoría de los cuales planearon reaperturas durante el verano boreal.

"Este retraso es otra equivocación más de un gobierno que no recibiría una sola estrella en su crítica de desempeño", dijeron en un comunicado Howard Panter y Rosemary Squire, cuya firma Trafalgar Entertainment tenía previsto volver a estrenar el musical "Jersey Boys" a fines de julio. "La confusión y los mensajes confusos recuerdan una farsa del West End".

La semana pasada, el veterano compositor Andrew Lloyd Webber, cuyo nuevo musical "Cenicienta" pronto comenzará a presentarse, prometió reabrir sus obras en Londres sin distanciamiento social, aunque se arriesga a ser arrestado.

El lunes, Johnson dijo que el gobierno estaba en conversaciones con Webber "para tratar de que funcione", lo que sugería que "Cenicienta" podría ser parte de un esquema piloto, según un comunicado que el compositor tuiteó diciendo que estaba "complacido y sorprendido de escuchar".

(Reporte de Mindy Burrows; reporte adicional de Marie-Louise Gumuchian y Sophie Royle. Editado en español por Lucila Sigal)